Proponen seis acciones inmediatas para evitar una inminente crisis en el sector papa

El rol del sector papa durante la cuarentena ha sido vital. Las más de 700 mil familias de productores, a pesar de la crisis y los problemas para el comercio y la reducción de precios, hicieron todo lo posible para abastecer el mercado local. Ahora, con miras a la campaña 2020 – 2021, enfrentan necesidades urgentes que deben ser atendidas por las diversas autoridades. Así lo demuestran los recientes hallazgos presentados durante el seminario “Situación del Sector Papa en Perú y Medidas de Apoyo ante la Crisis por la COVID-19”.

En el evento organizado por el Instituto Interamericano de Cooperación para la Agricultura (IICA) y el Centro Internacional de la Papa (CIP), en el marco del proyecto “Papa, familia y clima” financiado por el programa Euroclima+ de la Unión Europea, los especialistas remarcaron que si no se despliega a la brevedad posible las medidas de apoyo, se puede agravar la severa descapitalización del productor, que se ha manifestado en la actual crisis.

Acciones inmediatas para afrontar esta situación:

1.- Preservar la salud de los productores. En el marco de la actual pandemia, a través de protocolos sanitarios específicos se debe asegurar el cuidado de la salud de los agricultores de papa y sus familias. Evitar el contagio será prioridad para que puedan seguir produciendo de manera eficiente. 

2.- Fortalecer el uso de tecnologías digitales para la asistencia técnica. Fortalecer sus conocimientos es lo que más demandan los productores. Instituciones como SENASA e INIA pueden aprovechar la coyuntura para impulsar la asistencia técnica a través de medios digitales. En esa línea, lo que se debe hacer es potenciar el uso de herramientas digitales, por ejemplo, el uso del aplicativo WhatsApp con grupos de productores.

3.- Difusión amplia sobre cuándo, cuánto y qué sembrar. Ante la incertidumbre generada por la percepción de menor intención de siembra para la próxima campaña, se les debe entregar información detallada y oportuna de Planificación de Siembras. Por fortuna, el MINAGRI ya tiene el mapeo. Lo que le toca hacer es asegurar que esta información llegue de manera inmediata a los pequeños productores. 

4.- Asegurar insumos para la siembra. Debido a que la comercialización de la papa se vio afectada por la COVID-19, los productores se enfrentan a la campaña que se avecina con poco capital. Por tanto, urge que reciban apoyo financiero para asegurar el aprovisionamiento y manejo de semillas de calidad e insumos adecuados.

5.- Articulación comercial. Un tema clave es mantener y ampliar las cadenas de comercio para los productores. Aquí también se presenta la oportunidad de promover nuevas o mejoradas modalidades de comercialización como, por ejemplo, el comercio digital, que se ha venido generalizando en los minoristas. Estas acciones deben ir acompañadas de la asistencia técnica apropiada en materia de innovación comercial y de esfuerzos de formalización de las organizaciones.

6.- Investigación e innovación para el sector. El Estado peruano debe trabajar en conjunto con las instituciones de investigación y desarrollo públicas y privadas para encontrar soluciones innovadoras y contextualizadas en este nuevo escenario, sin perder de vista otros desafíos como el cumplimiento de metas de adaptación y mitigación frente al cambio climático. El IICA y el CIP, están promoviendo diversas acciones en esta línea.

Entre septiembre y noviembre de este año deberían sembrarse más de 220 mil hectáreas de papa; en ese sentido, los productores tendrán que tomar decisiones claves para su futuro económico, que necesitan de la orientación y apoyo del MINAGRI y el Estado en su conjunto, de la mano con la academia, la sociedad civil, las entidades cooperantes y los diferentes actores privados vinculados de manera directa o indirecta a la cadena de producción. 

. En las zonas rurales, la papa es un cultivo clave tanto para la generación de ingresos como para la seguridad alimentaria y la resiliencia de los productores.
. Cada peruano consume 90 kg de papa al año.

. Puno, Huánuco, La Libertad, Cusco, Apurímac, Junín, Ayacucho, Cajamarca, Arequipa y Huancavelica son las regiones donde más se produce papa.
. Cajamarca y Arequipa están ingresando a una “cuarentena focalizada” y las provincias de Cusco, Apurímac, Huánuco y Puno se están enfrentando también a las peores semanas de contagios de la COVID-19.

Comenta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s